6 ene. 2018

No me gustan las fiestas ¿y qué?



Cuando tenía 15 años, me moría por salir con mis amigos a los antros o a las más grandes fiestas. Sí, en aquel entonces iba a fiestas inofensivas por así decirlo, pero mis padres siempre fueron tan estrictos. Hasta la fecha, nunca he pisado un antro y hoy en día, dudo mucho en hacerlo. Cuando era más joven (aguas, que sigo joven) tenía mucha energía para desvelarme, hoy en día estoy aquí acostada en cama muy a gusto. ¿Estaré madurando muy rápido o envejeciendo muy rápido?

¿A ti tampoco te gustan las fiestas? Lo puedo entender completamente, hay demasiado ruido que no te permite escuchar a los demás, en algún momento todos están con su celular en la mano, no puedes caminar entre la gente (a veces), los grupos se hacen más grandes y distantes, solo hay alcohol para divertirse...

¿Qué tiene de divertido convivir así? Por ejemplo, me gustan las bodas porqué cenas tranquilamente con tu familia o amigos, bailas sin parar, las personas no están amontonadas y además, luces muy bien. Mientras que una fiesta, terminas luciendo de la chin... como animal muerto por la mañana.
Prefiero mil veces una tarde con carne asada con mis amigos y buen ambiente, que convivir con un montón de desconocidos.

Lo malo, es que hacer esto me clasifica como una antisocial pero qué importa ya, así soy yo y quién me conoce sabe que tengo mi forma de hacer amigos.

Dime, ¿a ti cómo te hace sentir? ¿te han juzgado mal por eso? ¿cuál es tu forma preferida de divertirte?

3 comentarios:

  1. Me han querido juzgar por no ser fiestera pero no le veo chiste a estar siempre bebiendo como mucha gente suele aplicarse xD

    ResponderEliminar
  2. A mi a la verdad nunca me ha gustado aunque no madre me contaba que las personas pensaban que ella me tenía amarrada o algo así jejejeje a la verdad nunca me llamó la atención, pero si me gustan las tardes de te con amigas en donde platicar temas variados y bueno no se si es la madurez o que aunque me siento joven aún

    ResponderEliminar
  3. Yo voy a fiestas de vez en cuando, la verdad casi nunca. Jamás fui una persona fiestera y creo que la verdadera razón (porque bailar sí me gusta) son los incómodos zapatos de taco y el maquillaje. No hay nada peor que llegar a casa muerta de cansancio donde lo único que quieres es meterte a la cama y dormir, pero ¡oh, sorpresa!, primero hay que quitarse el maquillaje. ¡Y eso que no me pongo mucha cosa en la cara!

    ResponderEliminar

THEME BY RUMAH ES